22/9/12

RECOMENDACION ESPECIAL: EL GARRAFA, UNA PELÍCULA DE FULBO

El 14 de Abril de este año, la iniciativa de Sergio Mercurio y un equipo de admiradores de José Luis "Garrafa" Sánchez se vio plasmada en las pantallas con el estreno de "El Garrafa, una película de fulbo".

Pasó tiempo desde su estreno, un importante canal deportivo de nuestro país la proyectó en un par de ocasiones, pero hasta ese momento nunca había tenido la chance de verla, aunque guardaba gran curiosidad por asistir a los detalles de la historia de esta leyenda del ascenso y del fútbol argentino. 

Hoy, 6 meses después, la generosidad de Sergio ha hecho posible que se pueda asistir a dicho documental a través del sitio: http://sergiomercurio.com.ar/web/peliculas/el-garrafa/

Y ahora sí, finalmente y con gran expectativa pude disfrutar de cada instante de este film.

Es por eso que, alejado completamente de cualquier crítica formal sobre cine, lo que me moviliza en esta oportunidad es la intención de poder comentar a través de este espacio la profunda emoción que me provocó la historia que se narra en esta película.

Simple, como lo era el propio Garrafa, y con un claro mensaje de defensa a ese lugar donde nace lo que muchas veces se da en llamar "la nuestra", cuando queremos explicar la particular forma en la que aprendimos a sentir el juego por estas tierras. Eso que, como bien llama Sergio, es el "fulbo". 

En un fútbol actual donde aparecen muchas veces figuras más cercanas a Hollywood que a los campos de juego, ver las imágenes de alguien que supo jugar (y vivir) del mismo modo en el potrero, en los campos del ascenso argentino y en los estadios de Primera División, sin distinguir si el rival era River, Boca o un combinado de amigos del barrio, emocionan literalmente hasta las lágrimas.

Pero sería muy sencillo quedarse con el hecho de que Garrafa simplemente fue consecuente durante toda su carrera con el mismo sentimiento hacia el juego. Decir sólo eso, sería olvidar el "cómo" defendió esa idea y ese sentir. Y Garrafa lo hizo pintándole la cara a cualquier defensa rival, fuera en el Gigante de Arroyito, en el Monumental o en "su casa", la cancha de Lafe, ya sea en un amistoso o en una final.

Todo este sentimiento, toda esta pasión por la pelota, por el barrio, los amigos, la camiseta, todas esas jugadas maravillosas son las que transportan a uno, como en aquella escena del film animado "Ratatouille", a un momento muy sentido de nuestra infancia o juventud. 

Y todo esto transmite Sergio a través de este documental, pero por sobre todas las cosas dejando en claro en cada escena la pasión que sin dudas se nota, ha movido a él y su equipo a llevarlo adelante.

Es por estos motivos, por los cuales decidimos en este sitio tomarnos hoy un pequeño recreo, para poder recomendar que vean esta película y además, tener el atrevimiento de homenajear también a nuestro modo a esta especie de héroe salido de un cuento de Roberto Fontanarrosa, a este genio que fue "El Garrafa".

No hay comentarios.: